Creed II: Defendiendo el Legado (2018)
  • Creed II
  • Creed II: Defendiendo el Legado
6.7 2009 votos
    • Fecha de estreno
    • 21/11/2018
    • Tagline
    • There's More to Lose than a Title

33 a√Īos despu√©s de que mat√≥ a Apollo Creed (Carl Weathers) y fue golpeado por Rocky Balboa (Sylvester Stallone) en las profundidades de la Uni√≥n Sovi√©tica, Ivan Drago (Dolph Lundgren) regresa por venganza en "Creed II: Defendiendo el Legado", estrenada el 21 de noviembre de 2018. Esta vez, sin embargo, la estrella es su hijo, Viktor Drago (Florian Munteanu), que tiene hambre del t√≠tulo mundial de Creed (Michael B. Jordan) y la oportunidad de arrastrar el nombre Drago fuera del barro ruso congelado.

Aquí está el problema: mientras que Drago viene de una familia destrozada, Creed está empezando a construir la suya propia, algo que no se pierde en el viejo semental italiano.

Para ser honestos, no hay nada narrativamente sorprendente sobre "Creed II". El flujo y los giros de la historia son increíblemente predecibles, y cualquiera que esté ligeramente familiarizado con esta franquicia podría decir lo que pasará sin siquiera comprar un boleto. Sin embargo, lo que conecta los puntos es lo que siempre ha sido la fuerza de la franquicia Rocky: el drama.

Despu√©s de todo, la raz√≥n por la cual el original de Stallone en 1976 arras√≥ con los Premios de la Academia el a√Īo siguiente es por todo lo que sucede fuera del ring. Es una historia de amor y sentimientos en realidad. Ryan Coogler entendi√≥ eso, por lo que Creed de 2015 fue una bocanada de aire fresco. La pel√≠cula estaba menos preocupada por los enfrentamientos arquet√≠picos que hab√≠an silenciado la franquicia y estaba m√°s intrigada por el drama a nivel de la calle que la hac√≠a tan aceptable.

De las cinco secuelas anteriores a Creed, solo dos estuvieron cerca de reclamar ese esp√≠ritu dram√°tico: Rocky II y Rocky Balboa en 1979. El resto son juegos de arcade de la d√©cada de los 80, que se ubican en un villano caricaturesco tras otro. Con mucho, el m√°s glot√≥n del grupo es el Rocky IV de 1985, que capitaliz√≥ la terrible muerte de Creed con un interminable desfile de montajes rid√≠culos y un di√°logo como de Nintendo, todo ello alimentado por el nacionalismo radical de los a√Īos 80 que no ha envejecido en lo m√°s m√≠nimo.

Pero como todos sabemos ahora, Coogler encontr√≥ las semillas de su propia historia dentro de esa locura machista, y esas semillas contin√ļan floreciendo en la secuela de Steven Caple Jr., incluso cuando tiene que lidiar con las m√°s grandes extravagancias de su material original. Esas extravagancias terminan sum√°ndose a la previsibilidad de la pel√≠cula, pero nuevamente, no se trata de qui√©n gana o pierde. Por primera vez desde Rocky II, la pel√≠cula se extiende tanto dentro como fuera del ring.

"Creed II: Defendiendo el Legado" es la película que probablemente MGM quiso que Ryan Coogler hiciera en 2015. Casi todos los demás habrían ido directamente al punto de la pelea de Drago y entregarían otra película de Rocky predecible, con todas las campanas y silbidos que vinieron antes. Eso no sucedió, y Coogler pudo entregar una historia original relacionada con el nombre de Creed, una que no sintió la necesidad de ser demasiado extravagante y, lo que es más importante, una que fue emocional.

Así que hubo una razón para preocuparse cuando se anunció la secuela y surgieron noticias de que primero, Drago regresaría, y segundo y más preocupante; Coogler no. Esos temores fueron en su mayor parte en vano, ya que Creed II es un capítulo más que decente en la franquicia, que prospera gracias a un fuerte compromiso con el personaje, en gran parte gracias a la reverencia de Stallone a su propio legado y al nuevo que se está creando para Jordan. Como dice en la película, es el momento de Creed, y esta película refleja absolutamente ese argumento.

Por cuánto tiempo podrá seguir haciéndolo? Bueno, eso es para ser debatido. Como aprendimos con las secuelas originales de Rocky, solo hay muchas maneras de mantener esta historia sin tener que recurrir a tonterías como el Sr. T, las peleas callejeras o los robots parlantes. Afortunadamente para esta serie, Creed II ya ha reconciliado el pasado, lo que deja un camino largo y vacío por delante, uno que no depende de Stallone o caras conocidas como Drago. Solo está Adonis, y esto es un signo positivo para el avance de la franquicia.

Crítica de la película
Listado de enlaces