Star Wars Episodio IV: Una Nueva Esperanza (1977)
  • Star Wars
  • Star Wars Episodio IV: Una Nueva Esperanza
Promedio: 8.2 (12748 votos)
Tu puntuación:
Loading
Loading
Loading
Loading
Player Player Player
Presione continuar para ver la película.
Continuar

Cada a√Īo, debe tener su pel√≠cula Ballyhooed, su exorcista o tibur√≥n, para ser pre-vendido y promocionado con libros, juguetes,¬† y romper los r√©cords de taquilla. Para 1977 tenemos la fantas√≠a de Star Wars , que en realidad tiene un valor de nueve millones de d√≥lares en Flash Gordon: los efectos especiales de las naves espaciales que atrae al ni√Īo dentro de nosotros, especialmente si ese ni√Īo era as√≠, criado en Larry "Buster" Crabbe y Ming el despiadado de Mongo.

George Lucas, escritor, director y rom√°ntico, es demasiado joven para haber visto a Buster y Charles Middleton un s√°bado en la ma√Īana, excepto en televisi√≥n. Pero le rinde un exuberante homenaje, desde el pr√≥logo escrito, que se aleja de nosotros hacia el espacio al igual que la serie anterior, hasta la triunfante procesi√≥n final de nuestros h√©roes. Es una "pel√≠cula divertida",¬† es un juego de juegos superior para el pop, para ser inocentemente disfrutado y desechado como un c√≥mic de cuatro d√≥lares. Diversi√≥n tecnol√≥gica, juegos y c√≥mics en una pantalla gigante, para aquellos que no desean leer o pensar, solo absorben. El 2001 despojado de intelecto.

Los t√©cnicos se han apoderado hace mucho tiempo de este g√©nero de cine. Esta pel√≠cula est√° dedicada a la proposici√≥n de que las personas de las tiras c√≥micas son m√°s f√°ciles y m√°s f√°ciles de asimilar que las reales, y el departamento de efectos especiales es m√°s importante que cualquiera de ellos. Las estrellas de estas guerras estelares son John Stears (efectos mec√°nicos), John Dykstra (fotogr√°fico) y un ej√©rcito de dise√Īadores y mec√°nicos que conjuran espadas de rayos l√°ser que se iluminan como antorchas y naves espaciales con truenos desde debajo de la c√°mara¬† hasta los puntos, en la noche mas negra.

Naturalmente el alivio c√≥mico tambi√©n es hardware; una Laurel de un robot alto, delgado y chapado en oro, tipo mayordomo ingl√©s, y un Hardy corto y gordo que recuerda al chimpanc√© de Johnny Weissmuller, que intercambia bromas electr√≥nicas y encabeza a toda una tribu de aut√≥matas leggy variados. Despu√©s de ese pr√≥logo, George Lucas se lanz√≥ de golpe en la construcci√≥n del imperio gal√°ctico con batallas en una estaci√≥n espacial, las nost√°lgicas "toallitas" √≥pticas de los a√Īos 1930, una princesa valiente (Carrie Fisher) peinada despu√©s de Dale Arden, y Birdmen and Sand People, y una tribu que habla como Donald Duck y sus ardillas, y un gru√Ī√≥n de m√°scara negra para guerrero de los soldados de asalto del imperio del mal.

 Star Wars episodio IV  es sorprendentemente débil,  refiriéndome al esquema de color, en la anterior incursión de Lucas en la ciencia ficción, THX1138 , fue sorprendente: luz dorada para las golosinas, blanco y negro para el emperador Peter Cushing y sus acosadores asquerosos.

Al igual que Flash y Buck Rogers, nuestros héroes hablan leyendas en forma de burbuja para el diálogo.  Y siempre están rescatando a las princesas de las cavernas espaciales, abrumando a los guardias luchando contra muros encogidos o Tarzaning a través de abismos. Si esta película termina en cuotas en la televisión, hay una docena de lugares donde se puede insertar "Continuar la próxima semana".

Para una pieza de resistencia, George Lucas y su ej√©rcito traman toda una guerra espacial a trav√©s de ca√Īones estelares, modelando los disparos en los aviones que despegan en la Batalla de Gran Breta√Īa, los bombardeos de Dam Buster y 1918 las peleas de perros. Pero entonces, toda la imagen se basa en un g√©nero de pel√≠cula u otro.

Star Wars episodio IV, lo veremos, lo veremos, y lo veremos por muchas veces, porque es una diversión elemental e inmaculada, no contaminada por la vida de 1970, podemos sentarnos y esperar las innumerables imitaciones, por no mencionar La propia película, inevitable, secuela.  Copycat maravillas tecnológicas en su mayoría sin imaginación ni originalidad (una posible excepción es la película OVNI de Steven Spielberg); Espectáculos que explotan la popularidad de un género re-descubierto sin explotar realmente sus posibilidades ilimitadas: el potencial del cine para jugar con el tiempo y el espacio. 

Listado de enlaces
Dej√° tu comentario!
¡Sólo los usuarios registrados pueden comentar!