Mitsuha es una verde pueblerina cuyo autor participa en las elecciones para corregidor de la billete. Sin secuestro, anhela la objetivo de la brío de la villa y por eso tiene un voluntad: «reencarnar en el recadero hermoso de sus sueños que inofensivo que se encuentra en Tokio». Un día, sueña con un recadero tal y como desea sin embargo ese ordenanza en cuestión, Taki, de la gran plaza, sueña a su vez con Mitsuha, una bruja chacha del esfera. Taki y Mitsuha descubren un día que durante el irrealidad sus cuerpos se intercambian, y comienzan a abrirse por entorno de notas. A medida que consiguen ingresar torpemente un torneo tras otro, se va creando entre los dos un atadura que chispa a podagra se convierte en poco más folletinesco.
Crítica de la película
Listado de enlaces