Louis Creed (Jason Clarke) traslada a su familia a una casa en la zona rural de Maine, adyacente a un cementerio de mascotas. Cuando el gato de su hija muere, Louis pronto descubre que el antiguo cementerio más allá del cementerio puede devolver a los muertos a la vida. Y es solo una cuestión de tiempo antes de que ocurra una tragedia y sus poderes son necesarios para resucitar a un humano.

Stephen King y Hollywood nunca han sido exactamente parejas extra√Īas, pero no hay duda de que el maestro del horror es el sabor del mes en este momento. Y aunque todav√≠a hay muchas obras de King que no se han adaptado (C√≥mo "La chica que amaba a Tom Gordon", "Revival" y "From A Buick 8", por nombrar solo tres), tal vez sea inevitable que ya hayamos llegado a la fase completa de remake de el renacimiento

"Cementerio Maldito" (5 de Abril de 2019) es, sin lugar a dudas, la novela m√°s sombr√≠a y aleccionadora de King, tanto que el autor ha confesado que una vez pens√≥ en no publicarla. Un examen negro de dolor y locura, con la cosa m√°s desgarradora que cualquier padre puede atravesar, la muerte de un ni√Īo, en su esencia, ya se hizo una vez antes para la gran pantalla, en 1989 bajo la apariencia de Mary Lambert.

Pero han pasado treinta a√Īos, y aqu√≠ vienen los codirectores Kevin K√∂lsch y Dennis Widmyer para contar la historia de nuevo."Repetici√≥n" es una buena manera de llamar este proyecto, porque esto es, en general, exactamente el mismo relato. Hay algunos cambios en el relato, incluido un cambio bastante importante, del que no vamos a hacer spoiler aqu√≠, que aumenta la amenaza f√≠sica que representan los recientemente fallecidos, pero es mucho menos espantoso que la versi√≥n original de los eventos, aunque por lo dem√°s es bastante fiel a la novela del rey. Es una toma m√°s seria del material original que la pel√≠cula de Lambert, con el enmarcado de buen gusto de Laurie Rose, la paleta de colores silenciados y la mirada siniestra e inflexible del felino no muerto espeluznante, Church (interpretada aqu√≠ por cuatro patos felinos), conjurando una atm√≥sfera terriblemente seria y temible. Lambert fue capaz de lanzar un camafeo del rey rid√≠culo, pero esta vez no hay tal ligereza aqu√≠.

Las actuaciones reflejan eso. John Lithgow brilla cómo Jud Crandall, el amable vecino de los Creed, mientras que Jeté Laurence brilla como su hija Ellie, quien en esta ocasión tiene más tiempo en el centro de atención que su hermano menor, Gage. La película es excelente, pero a veces parece que los directores están tan interesados en llegar a los puntos clímax que todos recuerdan (sí, hay una escena loca con un gran camión, y sí, también hay un poco de negocio con una navaja de afeitar) que se saltan algunas etapas clave en el desglose de los hechos. Suprimir un poco de la historia de fondo de la narrativa también hace que la oferta de Jud para enterrar a la Iglesia en un antiguo cementerio nativo americano, sabiendo todo el caos que podría desatar, sea bastante inexplicable.

A√ļn as√≠, si la atm√≥sfera cuidadosamente calibrada no te atrapa, el miedo lo har√°. Y hay muchos de ello en el momento en que se produce el tercer acto. Los directores Kevin K√∂lsch y Dennis Widmyer hacen que el tono sea un poco cursi, como merece la premisa no demasiado madura. Los sustos son sencillos, a veces, por ejemplo cuando, literalmente, un gato que salta de las sombras.

Esta versión de "Cementerio Maldito" funciona como una película de terror sólida, llena de saltos, pero no es tan estratificada como se podría esperar, con la sensación muy bien lograda, y Jason Clarke y Jeté Laurence son excelentes.

Crítica de la película
Listado de enlaces